Música para Videojuegos

¡Bienvenid@ a mi página!

¿Buscando música original para tu juego? ¡Estás en el lugar adecuado!

Mi nombre es Patrick de Arteaga y soy compositor musical. Tengo temas orquestales para ti, música exótica de cualquier época y cultura, música chiptune de 8/16-bit, horror, ciencia ficción, incluso sonido de ambiente para dar vida a cualquier tipo de atmósfera.

Puedes escuchar mi música y descargar cualquiera de mis canciones GRATIS. También puedes visitar mi tienda y adquirir música personalizable en formato MIDI o incluso puedes contactarme para encargos.

Únete a mi mundo musical suscribiéndote a mi newsletter y consigue algo de material gratis. Yo seguiré trabajando duro para ayudarte a construir tu propia banda sonora original, porque tu proyecto merece una oportunidad.

 

Testimonios

  • Moisés VigutMoisés VigutDesarrollador y Animador 3D

    Gran trabajador de equipo y respuesta inmediata a un nivel profesional. Después de terminado el juego, aún no me he cansado de escuchar la música que nos compuso.

  • BrassmanBrassmanGrafista y Co-CEO en Netherware Entertainment

    Estamos muy complacidos por los trabajos realizados por Patrick. Es un gran compositor en potencia y con un enorme criterio musical.

  • D.K.D.K.Vocalista del grupo Toxic Skinnies

    Es un productor excepcional. Le tengo un enorme respeto como profesional y como persona. Con él cumplí un sueño y pudimos colocar una canción en el repertorio oficial de música de Capcom.

  • Michael CastañoMichael CastañoDirector de Descendencia Carmesí

    Patrick demostró una gran implicación y profesionalidad con nosotros. Tiene un estilo muy dinámico y se habitúa perfectamente a diferentes estilos musicales.

  • Kyle ClarkeKyle ClarkeMúsico y desarrollador del juego Ignarus

    Patrick ha sido una gran ventaja para mi juego con su asombrosa música. Tiene una extensa variedad de estilos y ambientes a la hora de crear una pista, y nunca deja de impresionarme. Soy fan de su trabajo desde hace algún tiempo, y puedo asegurar que este tipo tiene estilo.

 

¿Qué puedes encontrar en esta WEB?

Soy Patrick de Arteaga, compositor musical. Quiero ayudarte a musicalizar tus videojuegos, brindando composiciones propias que puedes descargar gratis o adquirir por un bajo precio, o realizando encargos particulares para que tu juego presuma de canciones exclusivas y originales.

En este sitio podrás encontrar música gratis para videojuegos, música sin derechos de autor y cuestiones relacionadas con la composición musical para juegos.

 

¿Qué diferencia hay entre la música popular y la música para videojuegos?

La diferencia radica en el primer paso a la hora componer, es decir, en la idea, ya que para crear una pieza musical siempre se trabaja a partir de una idea. Y en el caso de los videojuegos esto es esencial para que una canción tenga sentido dentro del contexto del juego y vaya acorde con la estética del mismo. Para ello, los músicos suelen reunirse con los diseñadores de videojuegos o desarrolladores principales, para que los orienten acerca de sus ideas o expectativas respecto a los escenarios que pretendan ambientar.

En la música popular, una composición también está ligada a una idea, a un objetivo, pero normalmente una canción es el fruto de una inspiración pasajera, o en ocasiones de un plan de marketing para ser distribuida a grandes audiencias. En cambio, la música para videojuegos es un elemento que forma parte de una obra mayor, y que cumple la función de hacer más relevante y memorable esa obra (el videojuego). Por tanto, requiere de un análisis mayor.

Otra característica relevante tiene que ver con el leitmotiv de las composiciones para videojuegos, necesaria para que las canciones mantengan una cierta relación entre sí, que cuenten una historia y juntas se muestren como parte del contexto sin generar cambios abruptos en el transcurso de la misma.

 

¿Por qué es necesaria la música en los videojuegos?

Tal como sucede en las películas, la música adquiere un protagonismo irreemplazable en ciertos casos. Por ejemplo, ¿qué sería de Star Wars sin su melodía principal? La música tiene el poder de generar emociones, de hacer que las situaciones que visualizamos calen aún más hondo en nuestro ser.

El caso de la música para videojuegos es bastante similar, con la diferencia de que en los juegos pueden existir tracks que se repitan completamente según acciones que tome el jugador. Es decir, se programan las canciones para que suenen cuando se origina un evento.

El archiconocido juego Super Mario Bros. es un típico pero gran ejemplo de cómo se utiliza la música en los videojuegos. Cuando Mario se adentra en una tubería para aparecer en el subsuelo la música se torna intrigante, porque no se sabe qué se puede encontrar al otro lado; mientras que cuando sube, una música más alegre vuelve a sonar.

Como verás, muchos juegos adquieren relevancia gracias a la música. Cuando recuerdas el juego Super Mario Bros., ¿en qué piensas primero? Sí, en un fontanero italiano y bigotudo. Pero aparte de eso, está claro, recuerdas la música.

 

¿Cómo hacer música para videojuegos?

El proceso para crear música para videojuegos es similar al que se haría con cualquier otra composición musical, pueden utilizarse instrumentos reales o directamente componer con sintetizadores. Suele darse más el segundo caso,  utilizarse sonidos digitales creados por sintetizadores MIDI para generar melodías que terminan convirtiéndose en canción.

Está claro que depende del tipo de juego, incluso muchos recordarán las míticas canciones de 8-bits de las consolas antiguas, parecían temas sencillos pero fueron muy, muy trabajados. En aquellos tiempos se utilizaban trackers, eran un tipo de software secuenciador cuyo sonido no se puede comparar con la calidad actual, pero que justamente fue su música la que les dio su sello particular, y que a día de hoy se ha popularizado enormemente.

El tipo de música dependerá del juego que se tenga que musicalizar, de ahí que los métodos, instrumentos y herramientas puedan variar. Pero la esencia de la creación musical es la misma. La teoría, en composición musical, es similar.

 

Derechos de autor en las canciones

Los compositores de música para videojuegos se quedan siempre con los derechos morales de sus obras, que son intransferibles, es decir, su nombre debería aparecer en los créditos del juego. Aunque está claro que en un contrato firmado, muchas cosas pueden cambiar. Los derechos patrimoniales sí son transferibles a través de un contrato que firma el compositor con los desarrolladores de videojuegos. Estamos hablando del copyright (derechos de autor). Todo forma parte de un acuerdo económico.

La otra cara de la moneda es la música para videojuegos sin copyright, que es música sin derechos de autor patrimoniales y que se puede utilizar para musicalizar juegos de manera gratuita. Sin embargo, que sea sin copyright (sin derechos de autor), no implica que no pueda estar registrada bajo una licencia libre como Creative Commons, donde se tenga que atribuir la autoría, pero donde no es necesario pagar regalías por utilizar esta música.

 

¿Hay que estudiar para hacer música para videojuegos?

Si bien no hay una carrera específica, sí que se pueden cursar especializaciones en este campo, cursos cortos, donde los estudiantes pueden aprender las pautas para crear música para videojuegos.

Para ello es necesario tener conocimientos sobre composición musical, porque al final se trata de eso, de musicalidad, de saber crear piezas musicales. Luego, también se trata de adaptarse a las necesidades de las compañías o de los desarrolladores independientes de videojuegos. Ahí es donde entra el conocimiento que brindan estos cursos.

Esto implica que para componer música de videojuegos primero debas haber estudiado música, siendo el camino común el tradicional, donde se realiza una carrera en un conservatorio relacionada con la composición musical. Aunque (y he aquí el inciso que más polémica suele generar) también puedes aprender por tu cuenta, adaptando especialmente tu oído al entendimiento de la música. Se dice que, al momento de “conseguir trabajo”, es más fácil si se posee un título académico que avale lo que sabes, como en toda profesión, pero los tiempos cambian y ahora se mide más el valor por los resultados.